Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Actualidad

miércoles, 13 de julio del 2016

LITURGIA Y CELEBRACIONES; NINGÚN CAMBIO A LA VISTA.

Imagen de la Nota

Liturgia y celebraciones; ningún cambio a la vista.

 

El cardenal Sarah, durante una conferencia en Londres, invitó a los sacerdotes a volver a celebrar hacia el Oriente, de espaldas al pueblo. Después de una aclaración con el Papa, la nota de Lombardi.

 

Parecía más que una invitación, puesto que el que habló de ello, aunque en una conferencia y no en un acto oficial, fue el cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación del Culto Divino. Hace una semana, al inaugurar el congreso de Sacra Liturgia en Londres, el cardenal africano lanzó una especie de llamado a todos los sacerdotes del mundo, invitándolos, empezando el primer domingo de Adviento (en noviembre de este año), a celebrar la misa «versus Orientem», es decir con el altar hacia el Oriente y de espaldas al pueblo, como se solía hacer antes de la reforma conciliar. «Es muy importante que volvamos, lo antes posible, a una orientación común, de los sacerdotes y fieles dirigiéndose juntos hacia la misma dirección, hacia oriente, o por lo menos hacia el ábside, hacia el Señor que viene», dijo. Y añadió: «Les pido que apliquen esta práctica en donde sea posible».

 

Las palabras de Sarah tuvieron eco en todo el mundo y encontraron el apoyo entusiasta en varios sitios y blogs de los llamados tradicionalistas. También gustó que el cardenal hubiera añadido que quería comenzar a estudiar la cuestión, de acuerdo con el Papa, para llegar a una «reforma de la reforma» litúrgica, con el objetivo de mejorar la sacralidad del rito. Un día después de la conferencia de Sarah, el cardenal arzobispo de Westminster, Vincent Nichols, escribió una carta a sus sacerdotes invitándolos a no celebrar la misa dirigiéndose hacia el este, como había pedido el Prefecto del Culto Divino, sobre todo porque hay una legislación vigente sobre esta materia.

 

En los últimos días, el cardenal Sarah fue nuevamente recibido en audiencia por Papa Francisco. Y el lunes 11 de julio por la tarde, el padre Federico Lombardi (el mismo día en el que se anunció el nombramiento de su sucesor) hizo una declaración, evidentemente de acuerdo con el Pontífice y con el cardenal, con la que desmontó el valor de la invitación de Sarah y con la que incluso reprobó la expresión «reforma de la reforma», que hace tiempo fue abandonada incluso por Benedicto XVI.

 

«Es oportuna una precisión —afirmó el vocero vaticano— después de las noticias que circularon tras una conferencia que pronunció en Londres el cardenal Sarah, Prefecto de la Congregación del Culto Divino, hace algunos días. El cardenal siempre se ha preocupado, justamente, por la dignidad de la celebración de la misa, para expresar adecuadamente la actitud de respeto y adoración por el misterio eucarístico. Sim embargo, algunas de sus expresiones fueron malinterpretadas, como si anunciaran nuevas indicaciones no conformes con las que hasta ahora se dan en las normas litúrgicas y en las palabras del Papa sobre la celebración hacia el pueblo y sobre el rito ordinario de la misa».

 

«Por ello, es bueno recordar —continuó Lombardi— que la Institutio Generalis Missalis Romani (el Ordenamiento General del Misal Romano), que contiene las normas sobre la celebración eucarística y que todavía están plenamente vigentes, en el número 299 se dice: “Altare extruatur a pariete seiunctum, ut facile circumiri et in eo celebratio versus populum peragi possit, quod expedit ubicumque possibile sit. Altare eum autem occupet locum , ut revera centrum sit ad quod totius congregationis fidelium attentio sponte convertatur” (es decir: Que el altar se construya separado de la pared, para poder dar la vuelta alrededor fácilmente y celebrar dirigiéndose hacia el pueblo, cosa que conviene realizar en donde sea posible. Luego, el altar debe estar situado de manera que constituya realmente el centro hacia el cual espontáneamente converja la atención de los fieles)».

 

«Por su parte, Papa Francisco —afirmó el portavoz vaticano—, en ocasión de su visita al dicasterio del Culto Divino, recordó expresamente que la forma ‘ordinaria’ de la celebración de la Misa es la que prevé el misal promulgado por Pablo VI, mientras que la forma ‘extraordinaria’, que fue permitida por Papa Benedicto XVI para las finalidades y con las modalidades que él explicó en el ‘motu proprio’ ‘Summorum Pontificum’, no debe sustituir a la forma ‘ordinaria’».

 

«No están previstas, pues, nuevas directrices litúrgicas a partir del próximo Adviento —aclaró Lombardi—, como algunos han impropiamente deducido de algunas palabras del cardenal Sarah, y es mejor evitar el uso de la expresión ‘reforma de la reforma’, refiriéndose a la liturgia, puesto que a veces ha sido fuente de equívocos. Todo esto fue concordado durante una reciente audiencia que concedió el Papa al mismo cardenal Prefecto de la Congregación del Culto Divino».

 

 

Texto tomado de Vatican Insider

www.lastampa.it/vaticaninsider/es/vaticano