Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Año Jubilar

La Arquidiócesis de Tlalnepantla celebró con gran júbilo su 50º aniversario de erección como Diócesis el pasado 1 de abril, día en que fue consagrado su primer Obispo Mons. Felipe de Jesús Cueto, con cerca de 10 mil feligreses congregados en un día lleno de eventos.

Los fieles de las siete zonas pastorales de la Arquidiócesis de Tlalnepantla se dieron cita desde las 8:00 hrs. en la Av. Sor Juana Inés de la Cruz para comenzar con un desfile de carros alegóricos representativos de cada región dando muestra de la gran diversidad y unidad que hay en esta Iglesia Particular.

Los contingentes del desfile llegaron pasadas las 10:00 hrs. a la explanada de la Catedral de Corpus Christi donde el ambiente de fiesta continuaba y mientras se acomodaban todos en su lugar se proyectó un video documental en el que se narra la historia de Tlalnepantla desde los tiempos prehispánicos, la importancia de la imagen de la Virgen de los Remedios en la vida diocesana y el caminar de la comunidad conjuntamente con sus pastores como Diócesis desde 1964 hasta nuestros días.

Poco antes de las 11:00 hrs. la imagen del Señor de las Misericordias fue trasladada en procesión desde el interior de la Catedral hasta el altar dispuesto para la celebración eucarística en la explanada y una vez dispuesto todo para la misa, el coro de mil niños de las parroquias del Municipio de Atizapán de Zaragoza entonó el Himno a la Alegría.

La procesión de entrada para la misa comenzó desde la Catedral con el Seminario Diocesano; seguida por cerca de 200 sacerdotes y alrededor de 40 obispos venidos de las distintas diócesis del país, así como de Estados Unidos y América Latina; los Obispos Auxiliares de Tlalnepantla; el Nuncio Apostólico en México Mons. Christophe Pierre y Mons. Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla, quien presidió esta magna celebración.

Al comienzo de la eucaristía se dio lectura a la bula “Aliam ex aliis” con la que S. S. Paulo VI erigió la Diócesis de Tlalnepantla en 1964, después Mons. Christophe Pierre leyó el mensaje que el Papa Francisco mandó a toda la Iglesia que peregrina en Tlalnepantla con el que motiva a que den auténtico testimonio de vida cristiana en los diversos ambientes de la sociedad como verdaderos discípulos y misioneros de Jesucristo.

La misa continuó y durante la homilía Mons. Aguiar se dirigió a todos los congregados diciéndoles “en esta Asamblea santa, congregada para agradecer a Dios, los 50 años de vida como Iglesia Particular de Tlalnepantla, a todos Ustedes que de los distintos rincones de la Diócesis han venido a participar de esta inmensa alegría, les pregunto: ¿Quieren convertirse en el cauce de agua viva, del manantial que le devuelva la salud a nuestra sociedad y le dé vida digna y en abundancia?” a lo que todos respondieron al unísono con un fuerte “sí”.

Después elevó una oración de gratitud a Dios por los pastores que han dirigido esta Diócesis, por Mons. Felipe de Jesús Cueto, Mons. Adolfo Suárez Rivera, Mons. Manuel Pérez Gil, quienes comparten ya la vida eterna; y por Mons. Ricardo Guízar Díaz quien estuvo presente en la celebración y por los fieles que han dado lo mejor de sí en el trabajo de la Pastoral Diocesana.

Para finalizar la homilía motivó a todos a prepararse para vivir la Misión que comenzará en mayo de 2015 pues “la Misión será la forma para convertirnos en ese cauce que dé vida a quienes van extraviados, que dé luz a quienes caminan sin sentido en la oscuridad y penumbra, que dé libertad a quienes como esclavos no saben a dónde van” concluyó.

Al término de la celebración eucarística el Sr. Arzobispo agradeció la asistencia de las autoridades civiles de los municipios que conforman el territorio diocesano y de todos los fieles para festejar los 50 años de vida que Dios ha concedido Tlalnepantla.

Los festejos jubilares continuaron por toda la tarde con la participación de artistas en un a verbena popular y por la noche llegaron los mariachis afuera de la Catedral para entonar, junto con Don Carlos Aguiar, las mañanitas a la actual Arquidiócesis.

Después Mons. Aguiar pidió que se repicaran las campanas de la catedral como signo de que Dios nos llama a seguir trabajando por el Reino de los Cielos y así se dio paso al espectáculo piro-musical con lo que se concluyó la jornada de festejos en la Arquidiócesis de Tlalnepantla.