Encuentro de Monaguillos Zona 7



“Ser monaguillo es una tarea importante, que te permite estar muy cerca del Señor y crecer en una amistad verdadera y profunda con Él. Custodia celosamente esta amistad en tu corazón como san Tarcisio, dispuesto a comprometerte, a luchar y a dar la vida para que Jesús llegue a todos los hombres”

Benedicto XVI, 4 de agosto de 2010

 

El encuentro de monaguillos de la zona VII, se llevó a cabo el pasado sábado 16 de marzo del presente año en las instalaciones del Seminario de Tlalnepantla.

A partir de las 9:00 de la mañana comenzaron a llegar los monaguillos, registrando una asistencia de alrededor de noventa niños y jóvenes.

El encuentro comenzó con diferentes dinámicas, que ayudaron a la integración entre ellos.

A continuación, se celebró la Eucaristía en la capilla del seminario, en donde los monaguillos realizaron los diferentes servicios litúrgicos, al concluir la celebración se tuvieron algunos temas sobre cómo realizar los servicios litúrgicos con la finalidad de uniformar la forma en la que se prestan en las diversas parroquias

Los padres de los monaguillos tuvieron simultáneamente una plática sobre la importancia de apoyar, motivar y acompañar a su hijo o hija, en el proceso de formarse como monaguillos.

Después de estos temas hubo un receso, para despues competir en un entretenido rally, en donde realizaron diferentes actividades como; vestir correctamente una imagen del Arzobispo con los ojos vendados, palo borraccho, actividad en la que tenían que dar 10 vueltas pegando la frente a un palo de escoba y después meter gol en las porterías; un reto de credencia en el que tenían armar correctamente el conjunto del cáliz que se ocupa en una celebración eucarística con los ojos vendados; y por último, un desafía de colaboración, memoria y astucia en el que tenían que adivinar el orden adecuado de un patron de cuadros trazados en el piso, para pasar hacia el otro extremo.

A través de estos encuentros se ayuda a los monaguillos a desarrollar una relación más profunda con su fe, a valorar el servicio que prestan en el altar, a tener momentos de convivencia entre ellos para que puedan conocerse y compartir sus experiencias, para que puedan fortalecer su vocación, a la que Dios los llama.

Querido monaguillo que asististe al Encuentro de monaguillos de la zona VII siéntete feliz de servir en el altar, de estar tan cerca de Jesús. Dale gracias, porque te permite presenciar el Mayor Milagro, desde la primera fila.

 

Por: Alejandro Hernández

 


Otras Noticias