Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Noticias

ASAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL SOCIAL

noviembre 08, 2019

Asamblea Diocesana de Pastoral Social

Por: Pastoral de la Comunicación Tlalnepantla

A pocos días de celebrar la III Jornada Mundial de los Pobres en la Iglesia, nuestra Arquidiócesis celebró la Asamblea Diocesana de Pastoral Social.

 


La cita se dió el sábado 9 de noviembre en la Casa del Peregrino, ubicada a un costado de la Basílica de Nuestra Señora de los Remedios en el municipio de Naucalpan, en una jornada que dio inicio desde las 09:00hrs hasta las 14:30.

 


La primer Jornada de Pastoral Social fue convocada por la Vicaria de Laicos en el mundo, y contó con la presencia de Nuestro Arzobispo Mons. José Antonio Fernandez Hurtado, sus obispos auxiliares Mons. Efraín Mendoza y Mons. Jorge Cuapio, con los Vicarios Episcopales de zonas y vicarias, párrocos de nuestras comunidades y los laicos miembros de las diferentes comisiones que integran la pastoral social. 

 


El programa dio inicio con la oración dirigida por Mons. Jorge Cuapio y continuó con las exposiciones de los sacerdotes, Pbro. Dr. José Luis Calvillo y el Pbro. Rogelio Narváez, quienes con su reflexión sembraron en los presentes la conciencia del fundamento de la pastoral social a partir del mimo evangelio, y de cómo es Cristo mismo quien con su vida da predilección a los pobres y necesitados. 

 


Monseñor Oscar Camacho, los sacerdotes y laicos que se encuentran al frente de las diferentes dimensiones que forman la acción de la Pastora Social de Tlalnepantla expusieron sus quehaceres en favor de los necesitados y compartieron sus proyectos, a saber, la dimensión penitenciaria, la dimensión de emergencias, la dimensión de movilidad urbana (migrantes), la pastoral educativa, y por supuesto Charitas que es el organismo universal de ayuda de la Iglesia. 

 


Sin duda fue una jornada llena de frutos, en la que los participantes no solo descubrieron desde el fundamento bíblico la razón de ser de la pastoral social, sino que pudieron conocer y comprometerse al trabajo de ayuda a los necesitados de sus propias comunidades parroquiales y de los hermanos que reclaman más allá del “asistencialismo" la fraterna ayuda y comunión de hermanos.  Que Dios bendiga a todos los que día con día trabajan por el prójimo y que ensanche los corazones de quienes aún no logran reconocerlo en la persona de quien sufre.