Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Noticias

EL PRINCIPAL BENEFICIO DE LA VIDA EN COMUNIDAD ES LA CERCANÍA CON LA GENTE Y LA REALIDAD PASTORAL

septiembre 27, 2019

El principal beneficio de la vida en comunidad es la cercanía con la gente y la realidad pastoral

El día viernes 27 de Septiembre de 2019 Monseñor José Antonio Fernández Hurtado visitó la etapa de Configuración con Cristo Buen Pastor de nuestro Seminario de Tlalnepantla. La finalidad de dicho encuentro fue comenzar una relación más cercana entre los seminaristas y nuestro Pastor. El contento de dicho encuentro era evidente pues los seminaristas de la etapa deseaban escuchar al Arzobispo, escuchar sus puntos de vista y proyectos para el Seminario y la Arquidiócesis; de la misma manera por parte del Arzobispo estaba el deseo de escuchar el punto de vista de aquellos que están viviendo esta etapa formativa en la nueva modalidad.

El encuentro se realizó en la Parroquia de la Asunción de María, una de las casas formativas actuales a cargo del Padre Ricardo Bracho junto con el Párroco José Castañón quienes fueron los anfitriones de dicho encuentro.

A la llegada del S. E. Don José Antonio saludó personalmente a los padres, seminaristas y personal de una manera muy amable y cercana, como suele hacerlo, e inició un momento de compartir donde los seminaristas contaron un poco sobre su vida, su situación actual y su llamada vocacional. Fue muy interesante escuchar la historia vocacional de cada uno y percibir la escucha atenta de Don José Antonio quien pregunta algunos detalles específicos a cada uno.

Fue un momento muy cercano y fraterno en el que hubo un contacto profundo en donde los seminaristas experimentaron una confianza suficiente para ser ellos mismos y fluir natural y espontáneamente como hermanos. Esto se llevó la mayor parte del tiempo y llegó el momento de celebrar la Eucaristía con el seminario y la comunidad parroquial donde don José Antonio contó parte de su experiencia vocacional lo cual enriqueció mucho el momento.

Durante la cena continuamos con preguntas y respuestas donde los seminaristas hablaron principalmente de los beneficios que han encontrado en esta modalidad formativa pues les permite prepararse para una realidad diocesana para la cual no tienen recursos y la cercanía de los formadores permite un acompañamiento más personalizado.

Manifestaron su inquietud por saber si continuaría con el proyecto formativo y manifestó su aprobación por el proyecto, pues considera que responde a la realidad actual diocesana. Manifestó sus expectativas de los sacerdotes y su ministerio sugiriéndoles a los seminaristas no vivir el individualismo, ni la prepotencia, pues daña a la Iglesia profundamente.

Los seminaristas preguntaban si consideraba positivo la vivencia comunitaria y en qué beneficiaba, a lo que el Señor respondió que el principal beneficio es la cercanía con la gente y la realidad pastoral. De igual manera comentaban sobre sus dificultades sobre todo para sus tiempos de estudio y oración ante dicho estilo formativo. Ante esto sugirió enfrentarlo así para poder aprender a organizar y administrar sus tiempos. Se comentaron los retos actuales para los nuevos seminaristas y realidades familiares y la urgencia de entender para favorecer nuevas y sanas vocaciones.

El momento se concluyó celebrando el cumpleaños del Padre Ángel Nieto y despidiendo al Arzobispo y con una agradable experiencia de encuentro con nuestro Pastor.