Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Noticias

ENCUENTRO CON LAS COMUNIDADES DEL CAMINO NEOCATECUMENAL

octubre 15, 2019

“El Camino Neocatecumenal en nuestra Iglesia es una gran riqueza”
Por: Pastoral de la comunicación
 

El pasado martes 15 de octubre del año en curso, el Arzobispo de Tlalnepantla, Mons. José Antonio Fernández Hurtado, tuvo un Encuentro con las Comunidades del Camino Neocatecumenal de esta Arquidiócesis en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, en la colonia la Romana, con la finalidad de conocer este Itinerario de Iniciación Cristiana.

Al encuentro asistieron los cientos de catecúmenos pertenecientes a las comunidades neocatecumenales que radican en distintas parroquias de esta Iglesia particular, además del equipo responsable del Camino a nivel nacional. También asistieron algunos sacerdotes, tanto de la Arquidiócesis como de otras diócesis, tales como Mons. Óscar Camacho, rector de la Catedral de Corpus Christi, Tlalnepantla; el pbro. Fernando Araiza, párroco en Nuestra Señora de la Merced, la Loma, con su vicario, el pbro. Braulio, itinerante en esta diócesis; el pbro. Eloi Neri, párroco en La Preciosa Sangre de Cristo; Mons. Alfredo Romo, párroco en Santa Ana; Mons. Martín Méndez, párroco en Santa Cruz del Monte; pbro. Sebastiao de Matos, rector del Seminario Redemptoris Mater de la Ciudad de México, y el pbro. Jesús Mazarío, director espiritual del mismo; el pbro. José Gerardo Muratalla, párroco en la Arquidiócesis de México; y el pbro. Alfredo Marsico, responsable del Camino Neocatecumenal en México. 

Después de la oración inicial, se le presentó al Arzobispo a cada una de las comunidades, a los catequistas y a los párrocos que forman parte de esta realidad en la diócesis y los frutos que ha tenido, familias misioneras, misioneros y misioneras, religiosas y religiosos, sacerdotes y seminaristas que dan su vida por el Evangelio en diferentes partes del mundo.

Luego de la presentación se proclamó un Evangelio y el presbítero responsable del Camino Neocatecumenal en México pronunció algunas palabras para poner a Cristo y su Palabra en medio de este encuentro. Posteriormente leyó una carta escrita por una familia, salida de esta arquidiócesis, que se encuentra en misión en Etiopía, en la cual expresaban su alegría  por este encuentro con el Arzobispo y pedían oración por su misión particular, asegurando que ellos también oraban por esta Iglesia de Tlalnepantla.

Algunos catecúmenos, previo a las palabras del Arzobispo, dieron su testimonio de cómo este Camino les ha cambiado la vida y les ha concedido el poder encontrarse con Jesucristo resucitado. Dieron testimonio 5 personas, 4 que recientemente han comenzado este Itinerario de Formación Cristiana y un joven que ha visto la obra de Dios en su vida por medio de este catecumenado.

En su mensaje, el Arzobispo, quien el día anterior celebró su 41 aniversario de ordenación sacerdotal, agradeció por la invitación y por la presencia de todos los fieles. Expresó que le agradó que lo presentaran como ‘padre’, porque «uno quiere ser padre, quiere ser alguien que acompañe, que anime, y esa es mi actitud para el Camino también, de ser padre, como lo dice el Papa Francisco, con olor a oveja, que pueda estar cerca de ustedes para animarlos a seguir a Jesucristo muerto y resucitado». Dijo también que le daba mucho gusto «ver gente joven, porque la juventud es una etapa, pero también la juventud es una actitud ante la vida, y se puede ser joven alguien que tiene 80 años, pero que tiene ilusiones, que tiene proyectos, sobre todo el proyecto de Jesucristo, de construir su Reino». Pidió que se pusieran de pie todos los jóvenes presentes y brindó un cálido aplauso. Mandó también un saludo y una bendición al joven que escribió la carta, «pues esta carta tiene una resonancia y nos ayuda a todos a seguir caminando y entregarnos».

«Es una gran alegría ver esta riqueza, donde sin duda está presente el Espíritu Santo, porque Él es el que va suscitando este Camino; el Camino en nuestra Iglesia es una gran riqueza», aseguró. Añadió también: «He llegado a estas tierras benditas, donde encuentro una Iglesia en movimiento, una Iglesia con ganas de comprometerse con Jesucristo. Han sido siete meses de conocimiento, un conocimiento de la realidad social y cristiana. Entonces he encontrado yo en esta Iglesia una gran riqueza, donde el Camino es una de las riquezas que tenemos, ustedes, y veo que están en varias etapas, pero realmente este Camino es comprometerse con Jesucristo y ser la luz del mundo y sal de la tierra. El Evangelio nos dice que Por sus frutos los conoceréis, y ¡cuántos frutos hay en el Camino!».

Recordó también el N. 278 del documento de Aparecida, que describe, en cinco pasos, el proceso que debe seguir todo cristiano: «el primero es el Kerigma, el encuentro con Cristo, el segundo es la Conversión, el tercero el Discipulado, el cuarto la Comunión y el quinto es la Misión. Yo creo que es algo muy importante, el Camino Neocatecumenal, como el nombre lo dice, va teniendo esas etapas, que les van ayudando, como dice el Evangelio de hoy, a configurarse con Jesucristo».

Finalmente invitó a «seguir caminando, que siempre ustedes estén muy integrados a la pastoral diocesana. Es invitarles a esa comunión, alguien hablaba de la espiritualidad de la comunión, ustedes tienen que ser parte de esta Iglesia arquidiocesana, y ojalá que cada día nos deje enamorar más el Camino en nuestra Arquidiócesis». «Por eso yo quiero felicitarlos a ustedes, animarlos, decirles que se ve, se siente, que ustedes están contentos en el Camino, que les gusta aplaudir mucho, que les gusta rezar mucho y comprometerse mucho con Jesucristo Nuestro Señor. Cuenten con mi persona, con mi ministerio y, como dice el Papa Francisco, sigan rezando por mí. Que Dios los bendiga», concluyó.

Para terminar el encuentro, el Arzobispo pidió la bendición a la Virgen de los Remedios, Patrona de la Arquidiócesis de Tlalnepantla, que celebra 500 años de su llegada a tierras mexicanas, y pidió la intercesión por el Camino Neocatecumenal.