Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Noticias

JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES.

abril 24, 2018

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

Escuchar, discernir y vivir el llamado. 

Por: Tania Melissa Galván 

El pasado fin de semana se vivió la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones en la Arquidiócesis de Tlalnepantla. En esta ocasión se pudo profundizar en la escucha, el discernimiento y vivir la llamada del Señor.

Comenzando el sábado 21 en cada una de las vicarías, con una velada de oración, en donde recordamos que Dios siempre nos sale al encuentro para revelarnos cuál es la vocación a la que estamos llamados.  Los asistentes mediante dinámicas pudieron apreciar el amor, los talentos y los carísimas que se nos han dado para poder fortalecerlos y compartirlos. 

Fue satisfactorio ver la alegría de ser una comunidad, teniendo como respuesta la participación de los fieles, religiosas, sacerdotes y seminaristas. Todos reunidos preparándonos para escuchar su palabra, discernir espiritualmente nuestra vocación y saber por qué estamos llamados a ella, pedir por los que han elegido ya, el camino. Y por último abrir nuestro corazón para dejar de buscar el momento perfecto de tomar acción por qué ¡La vocación es hoy! Saber que vale la pena seguir a Jesús y que cada uno estamos llamados.

El domingo 22, después de un breve mensaje y animación del rector del Seminario, el Pbro. Alejandro Valdés Gómez, se llevó a cabo la Celebración Eucarística de Clausura, presidida por Mons. Jorge Cuapio Bautista, Obispo Auxiliar, acompañado por varios sacerdotes, miembros de la Pastoral Juvenil Vocacional. 

En su homilía Mons. Cuapio resaltó tres puntos concretos: Primero Cuidar el medio ambiente segundo cuidar a la familia, pues bajo su techo está la Iglesia de Cristo. Y a los consagrados encomendó cuidar de ella, pues ahí se encuentra el Cuerpo de Cristo, y tercero vivir para cuidar al otro, hermanos, comunidad, familia, vecinos, etc.

Al finalizar la Eucaristía, se realizó la Expo Vocacional en donde se pudo convivir con religiosas de diferentes congregaciones, seminaristas, jóvenes de acompañamiento vocacional, sacerdotes, monaguillos, adolescentes y jóvenes, todos compartiendo un momento agradable.

Esperamos que esta Jornada tenga abundantes frutos y que sea Cristo, quien haga crecer la alegría de vivir nuestra vocación de manera generosa. Y no nos olvidemos de orar siempre por las vocaciones.