Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Noticias

“NECESITAMOS SEGUIR CONSTRUYENDO UNA IGLESIA DIFERENTE, UNA IGLESIA CERCANA”

julio 10, 2019

“Tengo muchas ganas de ir a donde está la gente más necesitada”

Mons. José Antonio Fernández Hurtado

Arzobispo de Tlalnepantla

 

Tlalnepantla de Baz a 10 de julio de 2019.- Tras haber recibido de manos del Papa Francisco el Palio Arzobispal, en la Ciudad del Vaticano, Mons. José Antonio Fernández Hurtado, Arzobispo de Tlalnepantla, ofreció una rueda de prensa en la que expresó que seguirá construyendo una Iglesia atractiva, cercana y humana en esta Arquidiócesis, “ya hay un camino de renovación pastoral y necesitamos seguir construyendo una Iglesia diferente, una Iglesia cercana”.

Tras haber transcurrido poco más de tres meses desde la toma de posesión como Arzobispo de Tlalnepantla, Fernández Hurtado dijo ante los medios de comunicación que “encuentro una Iglesia dinámica, ahora me toca poner mi sello pero sigo impulsando el trabajo ya andado; estamos construyendo una Iglesia misionera, una Iglesia en salida, de puertas abiertas. Esto es lo que me ha pedido el Papa en los momentos que me he encontrado con él”. El nuevo Arzobispo de Tlalnepantla ha participado y encabezado ya la 5a Gran Misión Católica, en la que cerca de 20 mil misioneros de todas las parroquias del territorio diocesano salen a las calles a anunciar el Evangelio; Mons. José Antonio visitó vecindades y la zona comercial del centro de Tlalnepantla, “tengo muchas ganas de ir a donde está la gente más necesitada, Cristo vino para todos, pero tuvo sus preferidos” dijo.

Mons. José Antonio explicó que el Arzobispo es quien encabeza y coordina los trabajos de una Provincia Eclesiástica, además de pastorear a su Iglesia particular y dijo también que desde que llegó a Tlalnepantla lo han hecho sentirse como en casa, por lo que fue muy grato haber sido acompañado en la ceremonia de bendición del Palio Arzobispal por los obispos que conforman esta Provincia Eclesiástica que está conformada por las diócesis de Cuautitlán, Ecatepec, Teotihuacán, Texcoco, Nezahualcóyotl, Valle de Chalco, Izcalli y la Arquidiócesis de Tlalnepantla.

Durante el tiempo que lleva encabezando la Arquidiócesis de Tlalnepantla, Mons. José Antonio Fernández se ha dedicado a conocer y escuchar las necesidades y sueños de los sacerdotes y laicos que colaboran de manera más cercana en los proyectos diocesanos; ha realizado una primera Visita Pastoral a las siete vicarías de las zonas que conforman el territorio diocesano en el que se encuentran 3 millones de habitantes, una población muy densa en comparación con sus experiencias anteriores en Durango y Tuxtepec, “aquí tenemos contrastes muy marcados, mucha pobreza y mucha riqueza, también hay problemas generalizados como vandalismo, drogadicción, inseguridad, violencia e injusticia” dijo. Ante estas dificultades mencionó que los problemas morales están globalizados, el tejido social está tocando fondo y a la Iglesia le toca sembrar valores en el núcleo de la sociedad, pues la conciencia se educa en familia.

Ante la distribución de la Cartilla moral del Gobierno Federal expresó que “la Iglesia tiene que hacer política en la lucha por el bien común, tenemos que ver cuáles son los puntos en los que estamos de acuerdo, pues hay valores universales que nadie se los puede apropiar; la moral cristiana parte del Evangelio de Jesucristo y eso es lo que predicamos”. Resaltó también la necesidad de que la gente vea a la Iglesia cercana, “debemos llevar la luz del Evangelio a los lugares más oscuros, a veces una sola palabra hace mucho bien, da consuelo y luz”.

Para afrontar la falta de sacerdotes que puedan atender a las comunidades parroquiales, planteó como estrategia darle prioridad a la Pastoral juvenil-vocacional, trabajando en conjunto con las universidades y los cerca de 50 colegios católicos que se encuentran dentro de la circunscripción diocesana. Debemos tener en cuenta que estamos en un cambio de época que conlleva retos para la juventud, pues vemos en la actualidad jóvenes sin ilusiones o con metas cortas y efímeras, “yo tengo muy claro que la gran riqueza de México son los jóvenes, como lo dijo el Papa Francisco en su visita a nuestro país en 2016, de este modo podemos colaborar con la reestructura del tejido social y como consecuencia tendremos más vocaciones sacerdotales”.

En la Arquidiócesis de Tlalnepantla colaboran al rededor de 250 sacerdotes diocesanos y 70 sacerdotes religiosos que atienden 3 millones de habitantes; en el Seminario se encuentran cerca de 45 seminaristas que tienen que formarse durante 9 años para ser sacerdotes.

El Arzobispo de Tlalnepantla reiteró su compromiso de colaborar con las autoridades civiles y canónicas en caso de haber algún caso de pederastia en su Arquidiócesis, pues “no basta con pedir perdón, debe haber tolerancia cero ante estos problemas, nada de encubrimiento como lo ha pedido el Papa Francisco”.

Después de haber recibido el Palio Arzobispal, el Nuncio Apostólico en México debe imponérselo al nuevo Arzobispo en una celebración especial dentro de la Arquidiócesis que preside.